19 April, 2024

Office Address

123/A, Miranda City Likaoli
Prikano, Dope

Phone Number

+0989 7876 9865 9

+(090) 8765 86543 85

Email Address

info@example.com

example.mail@hum.com

En Opinión de

La Mariposa Monarca

La Mariposa Monarca

Carlos Álvarez Flores

Presidente de México, Comunicación y Ambiente,

A.C. experto en gestión de residuos y cambio climático.

www.carlosalvarezflores.com twitter @calvarezflores

Igual que las aves migratorias de América del Norte que vienen a nuestro país cada invierno, la mariposa monarca viaja alrededor de 120 km por día en un viaje de 33 días. Este bello e importante insecto que realiza la indispensable función de la polinización se caracteriza por su resistencia y longevidad, mientras otras especies de mariposas tiene un ciclo de vida de 24 días, la mariposa monarca puede vivir hasta nueves meses, 12 veces más. El trayecto de más de 4,000 km, desde Canadá y Estados Unidos de América hasta los bosques de oyameles de Michoacán y el Estado de México (región considerada como patrimonio natural de la humanidad) que realiza la mariposa monarca cada año entre octubre y marzo les permite encontrar en los bosques mexicanos las condiciones adecuadas de temperatura, humedad y exposición a los rayos solares para desarrollarse y aparearse a una altitud de 2,300 hasta 3,500 m sobre el nivel del mar. Una vez que alcanzan su madurez, inician su viaje de retorno a los países del norte.

Utilizan varias rutas migratorias, las que llegan a México vienen de la zona ubicada entre las rocallosas y los Grandes Lagos, bajan por la Sierra Madre Oriental, entran al Altiplano por las montañas más bajas y llegan al Estado de México y a Michoacán de Ocampo. Otras viajan de la zona ubicada entre el océano Pacífico y las montañas Rocallosas, hacia el Estado de California y aquellas que habitan entre el océano Atlántico y los Grandes Lagos cruzan los estados de Carolina y Florida para llegar a Cuba.

Los santuarios de mariposa monarca en nuestro país se encuentran en el Cerro Altamirano, el Cerro Pelón, la Sierra Chincua, la Sierra del Campanario y el Cerro Picacho. Se ha estimado que cada una de ellas puede albergar de 7 a 20 millones de mariposas.

Es nuestra obligación conservar lo que ahora conocemos como la “Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca” que concentró el 87 % del total de mariposas del censo de 2019-2020 que registró 11 colonias de mariposas en una extensión de 2.83 ha de bosque y representó una disminución del 53.22 % con respecto a la superficie de 6.05 ha ocupada en diciembre del 2018, de acuerdo con los informes de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Alianza WWF- Fundación Telmex Telcel.

Las causas de la disminución de las poblaciones de mariposa monarca en América del Norte son la permanente deforestación de nuestros bosques de los Estado de Michoacán y del Estado de México, a pesar de haberlos declarado “áreas naturales protegidas” (el mayor nivel de conservación en nuestro país). También son patrimonio de la humanidad por la importante función de polinización que realizan. También por el abuso de herbicidas tóxicos que destruyen el “algodoncillo” que es su alimento durante sus trayectos de miles de km.

El más férreo defensor de las poblaciones de mariposa monarca que llegan a los bosques de oyameles de Angangueo, Michoacán es nuestro colega Homero Aridjis, escritor, poeta, intelectual y activista ambiental oriundo de Contepec, Michoacán quien fue embajador ante la UNESCO en 2007 (agencia para la educación, ciencia y la cultura de la Organización de las Naciones Unidas) que afanosamente luchó por que esos bosques fueran declarados como Patrimonio de la Humanidad, lográndolo a pesar de enfrentar grabes trabas burocráticas. Homero considera la defensa de la naturaleza como un acto de rebeldía. Es una obligación local y global conservarla.