23 February, 2024

Office Address

123/A, Miranda City Likaoli
Prikano, Dope

Phone Number

+0989 7876 9865 9

+(090) 8765 86543 85

Email Address

info@example.com

example.mail@hum.com

En Opinión de

22 de abril, Dia Internacional de la Tierra.

22 de abril, Dia Internacional de la Tierra.

Carlos Alvarez Flores

Presidente de México, Comunicación y Ambiente, A.C. Experto en Gestión de Residuos y Cambio Climático.

www.carlosalvarezflores.com Twitter @calvarezflores

Nunca en la historia contemporánea, incluyendo la segunda guerra mundial, habíamos enfrentado un riesgo más grande que el calentamiento global. Podríamos afirmar que la especie humana está cavando su propia extinción. De acuerdo con los inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero de las naciones del mundo en el año 2022 (ahora que la misma Organización Mundial de la Salud anunció que ya hemos salido de la pandemia) no solo no hemos reducido nuestras emisiones GEI como se esperaba de acuerdo con los compromisos planteados en las COP25 y COP26 del Acuerdo de París, sino que seguimos incrementándolas.

El ritmo y la voluntad política actuales de los líderes del mundo para abandonar los combustibles fósiles y dar paso a las energías renovables (también la derivada de los residuos) no son lo suficientemente ambiciosos para limitar el calentamiento a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, como lo recomiendan más de 10,000 científicos e investigadores de 194 países del mundo. El IPCC (panel intergubernamental de expertos sobre el cambio climático) nos han entregado 6 informes (el último actualizado el 20 de marzo de 2023) donde nos advierten claramente la urgencia de acelerar el paso.

Es importante señalar que nuestro planeta sigue perdiendo matorrales, selvas y bosques a un ritmo extraordinario que puede variar desde 5.0 hasta 10.0 millones de hectáreas anuales. El 85% de la contaminación atmosférica es causada por la quema de combustibles fósiles. El exceso de CO2 en la biósfera acidifica los océanos. De 2009 al 2020 perdimos el 14% de los arrecifes de coral del planeta. De 1970 a 2014, de acuerdo con el Informe del Planeta Vivo en la edición 2018 de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), sabemos que las poblaciones globales de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles disminuyeron en promedio un 60%. América Latina ha sufrido la disminución más dramática de vertebrados en el mundo con un 89 por ciento de pérdida. Estas poblaciones corresponden a la región biogeográfica del Neotropical (desde el centro de México hasta la Patagonia) donde se encuentran tres de los países más biodiversos del mundo: Brasil, Colombia y México.

Como resultado de las actividades humanas de comunicación, transporte, desarrollo urbano, industrial y turístico; con un modelo de producción agropecuaria que destruye y agota los suelos agrícolas emitiendo enormes cantidades de emisiones de óxidos nitrosos y metano, se reducen y fracturan los ecosistemas con la consecuente degradación y pérdida del hábitat de la vida silvestre.

Los datos del reporte del año 2022 del Informe de Brecha de Circularidad (Circularity Gap Reporting Iniciative-CGRi) nos revelan que en los últimos 50 años el consumo global de recursos naturales casi se ha cuadruplicado. En 1972 cuando éramos aproximadamente 3,800 millones habitantes extraíamos 28,600 millones de toneladas anuales de recursos naturales. Para el año 2000 habíamos aumentado a 54,900 millones de toneladas anuales y en el año 2021 hemos llegado a 101,400 millones de toneladas anuales. Significa que en 1972 consumíamos 7.52 ton/hab/año de recursos naturales y en 2021 consumimos 12.67 ton/hab/año. Lo que nos explica que nuestra vida moderna exige cada día más extracción de recursos naturales al aumentar un 59.35% en los últimos 50 años

Sabemos que la biocapacidad del planeta fue rebasada en julio del año 2020, por lo que necesitamos dos planetas para satisfacer nuestras necesidades futuras. No tenemos nada que festejar el Día de la Madre Tierra. Es urgente modificar nuestro modelo de desarrollo.